Called from/Referenciado desde: Histgüeb: Página principal

Trozos de Sigüenza en París

Marcos Nieto. Junio 2009; modificado en Enero 2013 y Septiembre 2014

El miércoles 8 de Abril de 2009 se subastaba en el Hôtel Druout de París un lote de pintura sobre tabla del siglo XV. El hecho en sí no tendría nada de especial para nosotros de no ser que anunciaba como probado que dichas tablas era de autor conocido y provenían originalmente de la catedral de Sigüenza (Guadalajara) y aquí sí que despertó nuestro interés.

Imagen de la página web de la casa de subastas, donde se informa del precio alcanzado

El pintor era el famoso "Maestro de Sigüenza", tal y como bautizaría el historiador del arte Chandler R. Post en 1933 al autor de una serie de obras en su mayoría anónimas pero con indudables coincidencias estilísticas, que supuestamente firmaría dos de sus obras con dos nombres distintos: "Johns Hispalensis" y "Johns Peraltis". La identidad de ambos pintores sería propuesta por Josep Gudiol y refutada por Eric Young, por lo que sigue siendo un misterio. En la catedral de Sigüenza llevaría a cabo un mínimo de tres retablos; es por la concentración de su obra en dicha ciudad por lo que Post le otorgó el título de "Maestro de Sigüenza".

La subasta se realizó en la Sala 7 del Hôtel Druout de París, una sala de subastas donde buena parte del patrimonio español ha desfilado en los dos pasados siglos, alcanzando su apogeo en tiempos de la Desamortización de Mendizábal para nuestra ignominia. La estimación de venta inicial estaba entre 30.000-40.000 € que luego se vería ampliamente superada, rematándose en 175.000 €, más de 200.000 € si añadimos comisiones e impuestos. Una cifra algo escasa pero en línea con el valor de uno sólo del millón de inmuebles nuevos por vender que se dice existen en nuestro país, elocuente muestra de donde se ha instalado nuestro corazón.

El conjunto de las tablas tal y como se mostraba en la página web de la subasta, puestas en disposición horizontal, una a continuación de la otra

Imagen del conjunto que se subastaba

Un breve episcopado: Juan González de Grajal

El lote venía acompañado de un buen trabajo de documentación, que resumía datos sobre la obra de Juan de Peralta y sus obras más conocidas y como valor añadido lo databa con enorme precisión, pues dicho retablo venía coronado con las armas del personaje que comisionó el retablo, Juan González de Grajal, obispo de Sigüenza entre 1415 y 1416. Estos emblemas aparentan ser el único recuerdo gráfico del obispo seguntino, que ostentó un obispado tan corto (apenas un año) que incluso algunos dudaron que hubiese sido elegido obispo como tal. Una vez muerto, tampoco le acompañó la fortuna, pues la capilla de San Miguel fundada por él, fue rápidamente reaprovechada y su túmulo funerario se perdió, al conceder el Cabildo catedralicio el uso de la capilla al maestreescuela Francisco Martínez en 1496. En sesión del cabildo del 7 de octubre de 1497 mandaron "que el bulto del Obispo que está dentro de la capilla que se dice de Grajal lo muden de allí y lo pongan en la dicha capilla a una parte donde les pareciere que estará más evidente". El escudo coincide exactamente tanto con la descripción como con la imagen del mismo publicada por Alberto y Arturo García Carrafa en 1931.

Escudo que muestra una torre gruesa con tres pequeñas torrecillas que la coronan. Sobre las dos laterales se posan dos grajos negros. El castillo es de oro y verde el fondo del escudo Escudo en estuco donde se aprecia un castillo con tres torres y dos aves posadas en las laterales
Escudo del apellido Grajal en una de las tablas del retablo parisino El mismo escudo en una arquería mudéjar, procedente de una casa que estuvo situada en el nº 6 de la calle Travesaña  de Sigüenza (Museo Diocesano de Sigüenza).

Nota: la identificación del escudo en estuco como perteneciente al obispo Grajal es una novedad nuestra. Más adelante aportaremos datos para apoyar nuestra hipótesis.

"Los Grajal de la villa de Grajal de Campos y los de Jerez de la Frontera, traían, según Miguel de Salazar: de oro con un árbol de sinople, frutado de oro, y acompañado, al lado derecho, de una estrella de gules. Al pie de su tronco, dos grajos de sable. Bordura de gules con ocho sotueres de oro. (Escudo 872) […] Las armas que Juan Alfonso de Guerra certificó a favor de Miguel Julián Grajal, son éstas: de sinople, con un castillo de oro, que tiene sus torres laterales sumadas de dos grajos de sable afrontados. (Escudo 874)

Basilio Pavón Maldonado en su obra "Guadalajara Medieval. Arte y arqueología árabe y mudéjar" reproduce el diseño de los dos arcos mudéjares conservados en el Museo Diocesano, los cuales repiten el diseño del escudo; ésta es la interpretación del mismo, para el arco gemelo al de la imagen anterior. En su obra (página 146) se lo describe del siguiente modo:

"Los centros de las albanegas lucen, interrumpiendo aquella decoración, dos escudos con castilletes de tres torres y dos palomas, emblemas sin duda de los fundadores de la mansión"

Dibujo que representa el escudo de armas presente en el arco mudéjar, consistente en un castillo con una torre central y dos laterales, posándose sobre estas últimas dos aves enfrentadas. Los muros del castillo presentan multitud de elementos accesorios interpretables como almenas, saeteras, ventanas, barbacanas, etc.

Aunque B. Pavón describe los pájaros como "palomas" en vez de grajos, consideramos que la identificación que proponemos de dicho escudo con las armas del apellido Grajal es inequívoca. El futuro obispo Juan González de Grajal sería el propietario de dicha casa, por cierto, derribada hace pocos años según Pavón (como todo en nuestra ciudad).

Temática del retablo

Respecto a la iconografía del conjunto, digamos que las diversas escenas versan sobre las leyendas apócrifas que sobre el Arcángel San Miguel circulaban por la época y que hacían furor entre los artistas. En concreto, haría uso de la obra de Jacopo della Voragine (1230 - 1298), obispo de Génova entre 1292 y 1298, que en su "Leyenda áurea" recopilaría una serie de historias en las cuales el rigor histórico palidece frente a la fantasía desbordada y lo colorista de las descripciones. A continuación resumiré la historia que se esconde tras dos de las tablas: "Visión del toro en el Monte Gargano" y "Aparición de San Miguel al obispo de Siponto", basándome en la versión de dicha obra fruto de Fr. J. M. Macías. La historia se ambienta en la antigua Magna Grecia, siglo V, A.D.

Escena de caza con varios personajes, algunos a caballo, en un entorno boscoso. Disparan una flecha contra un toro apaciblemente recostado en la cima de una montaña, cercano a la entrada de una gruta en cuyo interior se muestra un altar Un obispo despierta sobresaltado al aparecérsele durante el sueño San Miguel Arcángel en una visión. Dos sirvientes se encuentran a los pies de la cama

La historia, contada por Santiago de la Vorágine

Gargano, rico hombre y ganadero, descubre que un toro que daba por perdido se había refugiado en las cercanías de una gruta en la cima del monte llamado Gargano como él. El animal rehusa abandonar dicho lugar, por lo que Gargano, indignado con la rebeldía de la res decide matarla. Para ello dispara una flecha pero ésta se da la vuelta en pleno vuelo y el propio arquero resulta herido. Asustados todos los presentes ante el prodigio, salen huyendo y llevan la noticia a la cercana ciudad de Siponto. Allí llega a oídos del obispo, que deseando interpretar el mensaje transmitido por el prodigio, decreta un ayuno general. Finalizado el ayuno, el Arcángel se aparece en sueños al obispo y le dice lo siguiente:

"Quiero que sepáis que la flecha se volvió contra quien la había disparado y le hirió, porque así lo dispuse yo, que soy el arcángel Miguel, y he decido morar en este lugar de la tierra y ampararlo con mi protección. Yo hice que el animal se descarriara y que la flecha retrocediera, para daros ocasión de que os enterarais de que soy el vigilante y custodio de esa cueva que hay en la cima del monte".

Detalle de la tabla en la que aparece San Miguel Arcángel apareciéndose al obispo de Siponto. El prelado aparenta mediana edad, pelo castaño y afeitado. Duerme con la mitra puesta A propósito de la escena anterior. Aunque en nuestro retablo no aparece representado como figura orante el donante del mismo, nada nos impide considerar que quizás el artista aproveche la inclusión de un obispo en la historia narrada para retratar a Juan González de Grajal, quien sin duda no hubiera puesto reparos a identificarse con dicho personaje, pues al fin y al cabo recibía el título de santo, San Lorenzo Maiorano (Constantinopla s.f., Siponto, 7 febrero 545), pariente del emperador bizantino Zenón.

Novedad de su aparición

Este conjunto había aflorado con anterioridad, como el Guadiana, pero paradójicamente más completo. En 1972 Mathieu Heriard-Dubreuil habla de una tabla central que acompañaba a otras cuatro dedicadas a San Miguel. En el mismo artículo publica una de estas tablas laterales, la que representa una escena bélica con intervención angélica, bautizándola ad hoc como "Combate de moros y cristianos con San Miguel". Para la preparación de su artículo, dicho autor tuvo la inestimable colaboración de Josep Gudiol i Ricart (Vic, 1904 ‐ Barcelona, 1985), que le cedió numerosa documentación fotográfica del Instituto Amatller de Barcelona, del cual era director tras su fundación en 1941. Gran parte del material fotográfico era inédito hasta entonces y de muchas imágenes no se proporcionaba el paradero de las mismas. De hecho, el combate antes reseñado figuraba como de "localización desconocida". Si eso era respecto al paradero, no digamos nada respecto a la procedencia.

Escena de batalla en la cual dos ejércitos a caballo se enfrentan a lanzadas, estando situado sobre el bando que parece llevar la iniciativa el Arcángel Miguel. El ejército vencedor porta un estandarte blanco con una cruz roja, mientras que el derrotado una media luna

Una de las tablas de la subasta parisina, fotografiada por Josep Gudiol en fecha y lugar desconocidos

En noviembre de 1968 este conjunto había sido igualmente subastado, para colmo de coincidencias, en el mismo Hôtel Drouot. ¡Y luego dicen que la historia se repite! Sin embargo, en aquella ocasión el lote era más completo que en la actualidad, incluyendo las pequeñas figuras de santos de las pilastras, que habían sido aserradas para convertirlas en piezas independientes, mencionándose la posible destrucción de los pináculos góticos que los remataban. En la reseña de la subasta de 2009 no se mencionan dichos santos: ¿simple omisión o se han disgregado del conjunto?

Los santos bárbaramente individualizados que Eric Young pudo apreciar en 1968 con sus propios ojos eran "St. Anthony Abbot, St. Agatha and St. Barbara on one and a male saint in white monastic habit holding a book (perhaps St. Bernard), St. Apollonia and St. Lucy on the other" [Eric Young, op. cit. p. 7]

El tema de los milagros atribuidos al Arcángel Miguel fue muy querido en nuestro arte. A guisa de comparación con otro autor castellano algo posterior, ofrecemos la siguiente obra del Maestro de Palanquinos (León).

El milagro de Monte Gargano se ofrece en un primer plano cargado de personajes con ricas vestiduras, con el paisaje reducido a un mínimo

Pertenencia a un único retablo

A pesar de tratarse de tablas sueltas, todas ellas denotan pertenecer a un mismo retablo. El primer argumento que apoyaría esta hipótesis sería la unidad temática del conjunto. Para esta descripción empleamos los datos ofrecidos por la casa de subastas en el año 2009.

Tras ello, vendrían las dimensiones de las propias tablas. Todas tienen aproximadamente el mismo ancho, denotando pertenecer a las calles laterales del retablo. Asimismo, tanto el remate como la altura de dos de las mismas indica cuales de ellas coronaban dichas calles, portando los emblemas heráldicos del personaje que encargó el retablo. Afortunadamente, Young publicó fotografías de las calles laterales antes de que las tablas fueran separadas, estando emparejadas del siguiente modo:

1er emparejamiento

2do emparejamiento

Así conocemos las calles que flanqueaban el retablo, pero no que laterales ocupaban. Así, es hipotética la distribución mostrada en la reconstrucción que ofrecemos.

Piezas faltantes

Como podemos apreciar, no contamos más que con un 30% del conjunto para plantear nuestra reconstrucción. Faltarían, además de las pilastras que enmarcarían presumiblemente las calles y que Young describe, adornadas sistemáticamente con retratos de santos, las dos tablas de la calle central, de mayor tamaño que las laterales. La superior posiblemente representase una Crucifixión, tal y como había hecho con anterioridad en otros retablos de la catedral seguntina con indudable acierto. En la inferior pudiera darse el caso de representarse a San Miguel sólo, posiblemente en una magnífica escena de combate contra los demonios, o más bien estático, compartiendo la titularidad del retablo con otros santos: sabemos que dicho obispo era devoto también de San Andrés y San Bartolomé.

"Un panneu central et quatre panneaux latéraux, consacrés à saint Michel, ont fait leur apparition au cours des dix dernières années. Leurs dimensions respectives permettent de penser qu'ils font partie d'un même retable, un peu plus grand que celui des saints Andrés et Antonin. L'oeuvre est de Peralta et son style la situe postérieurement au retable de saint Jean-Baptiste et de sainte Catherine d'Alexandrie, exécuté par le maître pour une chapelle de la cathédrale de Sigüenza. Par contre, celui des saints André et Antonin paraît bien avoir été exécuté après celui de saint Michel" [Mathieu Hériard-Dubreil, p. 8]

De la brevísima noticia de M. Hériard-Dubreuil quizás pudiésemos apostar por la existencia de una imagen aislada del Arcángel, todavía inédita. Quizás algún día salgamos de dudas.

Inserción de las cuatro tablas subastadas en París en un hipotético retablo dedicado a San Miguel Arcángel. De izquierda a derecha y de arriba abajo: presentación de las almas a Cristo por Miguel, visión del obispo de Siponto, escena de batalla y finalmente, milagro del Monte Gargano

Un ensayo de interpretación del retablo de San Miguel Arcángel

Confiemos en que poco a poco los avatares del mercado del arte nos permitan ir rellenando este rompecabezas y que la Historia vaya restañando sus heridas.

Aportación al texto realizada por Joaquín Planet, lector de estas páginas, en enero de 2013

Un lector de estas páginas ha encontrado en el l'Institut Ametller d'art Hispánic de Barcelona una reproducción de una pintura sobre tabla atribuida a Juan de Peralta, la cual, según su ficha de catálogo, se corresponde con el cliché fotográfico nº 51530 de J. Gudiol. Segun dicha documentación, dicha pieza estaba en el año 1967 en el comercio anticuario: sus dimensiones eran de 146 x 75 cm. Añade igualmente que las tablas subastadas en París habían pertenecido con anterioridad a la Colección Wildenstein en dicha ciudad.

Un San Miguel alado hiere con una lanza a Lucifer, que se halla a sus pies, reprentado como una hidra, con muchas cabezas

J. Planet incluso ha tenido a bien proporcionarnos su versión del retablo reconstituido a partir de las piezas conocidas; coincide en la verosimilitud de que el conjunto estuviese rematado por una escena de crucifixión. Igualmente hace notar que el conjunto no se vería completo sin predela y tal vez guardapolvo.

El retablo original, a falta de la Crucifixión que lo coronaría, las figuras de santos en los intercolumnios, predela y guardapolvo

Añadidos en Septiembre 2014

Donde pudo estar situado originalmente el retablo

Ya hemos descrito el aspecto que pudo ofrecer originalmente el retablo y el mecenas que lo comisionó. Para satisfacer nuestra curiosidad sobre donde estaba situado podemos hacer valer la resistencia que muestran los altares a mudar de lugar, pues su posición no era arbitraria, sino que coincidía generalmente con el lugar de enterramiento del promotor y la obligación de celebrar misas en su honor, generalmente a perpetuidad.

Actualmente existe en el muro norte del trascoro, en la nave del evangelio, una capilla con la advocación de San Miguel Arcángel. La capilla es barroca, inclusa en un muro del s. XVII, que no obstante presenta algún tramo primitivo todavía, como luego veremos.

La planta de la catedral con la capilla de San Miguel Arcángel resaltada

Situación de la capilla de San Miguel Arcángel dentro del conjunto catedralicio

Una vista del lado norte del trascoro, donde se aprecia una capilla con retablo flanqueada 
   por ambos lados por pequeñas puertas

El muro del trascoro donde se encuentra situada la capilla, flanqueada por dos puertas de acceso al coro

El retablo es de una concepción barroca de baja calidad que hace que muchos tengan una idea ramplona de dicho estilo. Comparando con el retablo de Juan de Peralta, podemos apreciar que se conservó la advocación, pero se modificó completamente el programa iconográfico.

El retablo que preside la capilla de San Miguel Arcángel

El retablo actual dedicado al Arcángel San Miguel

Una de las puertas de acceso al coro (la situada en último término en la imagen) todavía conserva un fragmento de un muro de sillería con restos de pintura mural con características gótico-mudéjares, cuyo desarrollo se vió interrumpido al construirse una escalera de caracol para subir al nivel del órgano.

Una vista del lado norte del trascoro, donde se aprecia una capilla con retablo flanqueada 
   por ambos lados por pequeñas puertas

Las pinturas murales que constituyen el resto de la decoración de una capilla preexistente

Donde residía el obispo

Ignoramos completamente si cuando fue elegido obispo Juan González de Grajal pasaría a residir en el castillo de la ciudad, como hacían sus predecesores. Lo que sí es cierto es que al igual que otros muchos miembros del Cabildo de la Catedral de entonces, era partidario del Antipapa Benedicto XIII (nuestro Papa Luna) y de lo que son hoy las maltrechas ruinas del extremo sur de la manzana de casas comprendida por las calles Villegas, Mayor y Travesaña Baja, de donde procede el arco con las armas de Grajal conservado en el Museo Diocesano, se recuperaron igualmente dos escudos pertenecientes a un arco mudéjar, uno de los cuales ostenta las armas del Antipapa aragonés. El inmueble era originalmente mucho mayor y ocupaba todo el frente sur de la manzana, pero sucesivos derribos por ruina y expolios lo han diezmado, reduciéndolo a lo que se puede contemplar hoy en un extremo de la calle.

Vista del esquinazo de la casa de González Grajal que da a las calles Mayor y Travesaña Baja

El extremo todavía conservado de lo que fue la residencia de Juan González de Grajal

En el periódico de tirada local La Plazuela se publicó el 17/01/2014 el artículo La Casa del Deán Juan González de Grajal en la Calle Mayor de Sig├╝enza, donde se exponen interesantes datos adicionales sobre lo que se ha podido recuperar del inmueble y personas con posible parentesco con nuestro personaje.

Bibliografía

V. (pseudónimo), "Venta de la Colección de Cuadros del difunto Sr. Peleguer", en "El Arte en España. Revista mensual del Arte y de su Historia", tomo VII, Madrid 1868, páginas 22-24.

Chandler Rathfon Post,"A History of Spanish Painting". Volume IV, Part II, Cambridge, Massachusetts, 1933.

Mathieu Hériard-Dubreuil, "Juan de Peralta", revista "L'oeil", mayo 1972

Basilio Pavón Maldonado, "Guadalajara medieval. Arte y arqueología árabe y mudéjar". C.S.I.C. Instituto Miguel Asín, Madrid 1984

Alberto y Arturo García Carrafa. "Diccionario Heráldico y Genealógico de Apellidos Españoles y Americanos". Tomo trigésimo noveno. Madrid, Imprenta de Antonio Marzo, 1931.

Toribio Minguella y Arnedo. Historia de Sigüenza y de sus Obispos. Volumen 2. Madrid 1912.

Santiago de la Vorágine. "La leyenda dorada". Versión de Fray José Manuel Macías. Volumen 2. Madrid 1982.

Eric Young, "Juan de Sevilla, Juan de Peralta and Juan de Burgos", revista "Apollo", enero 1981

Tesoros de las Colecciones Particulares Madrileñas. Tablas Españolas y Flamencas: 1300-1550. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Octubre-Diciembre 1988, p. 77

Correo electrónico de Joaquín Planet del 23 de enero de 2013

Envíe sus comentarios/Send your comments: aquí/here

Página principal Histgüeb